18 jun. 2012

Time to say goodbye

IES Diego Llorente (1993)

Este ha sido mi último curso en el Diego Llorente. Siempre es difícil decir adiós, pero lo es mucho más cuando dejas atrás veinte años de tu vida, veinte cursos colmados de momentos inolvidables compartidos con cientos de alumnos, los  profesores de tantos claustros en estas dos décadas, los conserjes y personal de Secretaría y la cafetería. También quiero tener un recuerdo agradecido para los padres que comprendieron mi labor. Al cabo de todo este tiempo, puedo asegurar que todos me enseñaron y de todos aprendí.

Muchos de los alumnos que pasaron por el instituto no son una esperanza, sino una realidad plena allá donde se encuentren. Algunos de ellos ya trabajan con sus antiguos profesores para demostrarlo. Nos enseñan que todo el esfuerzo valió la pena, que nuestro pequeño granito de arena aportó algo a sus vidas. Las personas pasamos pero el instituto Diego Llorente seguirá. Como en una carrera de relevos, todos nos llevamos algo y también dejamos algo de nosotros en el camino.

Malos tiempos corren para todo y para casi todos, es cierto. No puedo negar que me voy con desasosiego después de este curso tan convulso. No me olvido de quienes lo han pasado especialmente mal en el claustro, pero ya decía Balzac que la resignación es un suicidio cotidiano. La palabrería de los advenedizos y los juegos malabares de los embaucadores pasarán. El tiempo, juez insobornable que no gira al albur de donde sopla el viento, sabrá poner a cada cual en su sitio. Siempre lo hace, no lo dudéis.

A mis alumnos de este curso, en representación de todos aquellos a los que di clase en otros años, quiero agradecerles el cariño y respeto que me han dado cada día. Me siento muy afortunado de haber tenido chavales como vosotros en el aula. Quizá no todos supieron comprenderme en ocasiones, tampoco yo fui comprensivo en otras. Sólo espero que si alguna vez hacéis memoria, tengáis los mismos buenos recuerdos que yo de vosotros. A largo plazo, es lo mejor que dejan algunos profesores a sus alumnos.

Buena suerte a todos.